content top

42. Dar un salto al vacío

# 42.  Dar un salto al vacío       Hace poco recordaba un comercial de televisión, en el cual un hombre de traje está en su oficina y de repente se quita la corbata y la  lanza por el aire con todos los papeles de su escritorio ¡con cara realmente satisfecha!… en la siguiente escena, aparece un kiosko de cocteles en una playa y el flamante anuncio de “Jorge dejó su aburrido trabajo y montó un bar en la playa”. He de confesar que cuando me he sentido “enjaulada”, incapaz de tomar una decisión ó simplemente aburrida, este comercial viene a mi mente con el mensaje “ojalá tuviera esa audacia”… Pues bueno, quiero compartir contigo lo que he descubierto que está detrás de “esa audacia”: – Lo que se ve desde afuera, puede parecer una locura y un salto al vacío salido de un impulso… la verdad, solamente es el resultado de algo que sucede adentro. – El salto al vacío en realidad es hacia tu interior, porque es donde está la fuente personal y es el único lugar en el que puedes encontrar aquello que sospechas que existe pero que no logras ver afuera. – Cuando se tiene claridad adentro, las decisiones se toman en conciencia, sin ser el producto de la emocionalidad y es cuando el siguiente paso hacia “afuera” se hace evidente. – ¿Te preguntas cómo acceder a esa claridad interior?….  Por supuesto, no existe una receta, pero si la tuviéramos, sería CREER y la lista de ingredientes podría ser como esto: Creer que existen respuestas y posibilidades que aún no has visto Creer que las respuestas y posibilidades nuevas pueden estar en otro sitio que no es tu intelecto Creer que las respuestas y posibilidades nuevas para tí, no necesariamente son las que les han funcionado a otros Creer que no tienes que esforzarte en crear las respuestas y posibilidades nuevas, porque ya están ahí esperando que las veas Confiar, no en tus capacidades y condiciones, sino en que lo que sea que necesitas ya está disponible aún cuando no lo hayas visto Notar que a lo largo de tu vida (¡y de la de los demás!), aspectos como la creatividad (esas ideas que te salen de la nada en el momento preciso), la comprensión y la resiliencia entre otros, no dependen de tí y siempre están disponibles y han sido equivalentes a la red que recibe al trapecista Bueno, mi empeño es seguir profundizando en este tema del encuentro con la grandeza personal, del logro de una vida tanto liviana como plena y por supuesto, compartirlo contigo.   Con mi fraterno abrazo,   Patty © www.coachingparalaedadmadura.com ...

Read More

41. Cuando te enredas en la forma

Con frecuencia deseamos ¡e incluso pedimos! entre otras cosas, sabiduría, paz y bienestar…  ¡pedimos algo que ya tenemos pero que no notamos!. Este camino de despertar que estamos recorriendo, nos invita a “reconocer” nuestro potencial infinito y a “reconocernos” en él… Vamos con esto: Dejo a tu disposición una analogía asociada a la imagen (la cuerda con un nudo en el centro). Supongamos que la cuerda representa tu vida (antes, durante y después de esta experiencia física), el material del que está hecha representa tu esencia y el nudo representa la vida “terrenal”. Nuestra esencia es el potencial infinito, es la creatividad, la capacidad de recuperarnos, la unidad con los demás y con lo demás, las ideas nuevas, la plenitud , aquello que hace la diferencia entre un cuerpo inerte y un cuerpo con vida. El nudo representa la vida “terrena” y  mi analogía apunta a que podamos ver que aún cuando lleguemos a sentirnos enredados y “emproblemados” en nuestro nudo, ¡somos la esencia!. Como humanos, contamos  con el archifamoso y a veces desacreditado Ego… éste es aquello con lo que nos identificamos tan claramente, que incluye desde nuestro nombre hasta lo que hemos estudiado, la personalidad, los miedos, la apariencia, el intelecto y las creencias entre otras cosas. El ego es necesario para nuestra funcionalidad “terrena” y de ninguna manera es un villano… lo que sucede es que cuando asumimos que todo nuestro entendimiento sobre la vida pasa a través del ego, le damos funciones que no le corresponden y terminamos confundiéndonos. En el nudo de mi analogía, el ego está siempre presente, y es solamente forma, en realidad está hecho de esencia. En el momento en que dejas de “ver” el nudo, te das cuenta que lo que pasa a través de él es la esencia. Con las situaciones de vida es igual.   Mi conclusión personal (¡y mi forma de ver la vida hoy!), apunta a esto: Cuando me siento “emproblemada”, me doy la libertad de sentir la angustia “propia” del problema, pero con la certeza de que la esencia fluye a través de mí, de que soy más que ese problema y de que permitiendo ese fluír llegará lo que necesito ver con claridad. Por ahora dejo aquí, me alegra inmensamente que me leas y así me permitas compartir este espacio contigo. Te dejo mi afectuoso saludo, Patty © www.coachingparalaedadmadura.com  2017 весенние шапки для девочек купитькоронка зубабрекеты металлические...

Read More

40: Los 3 Principios para Margarita

Te saludo muy especialmente!. Hoy quiero dar la bienvenida a todos aquellos que están interesados o aproximándose al camino de la transformación desde los 3 principios. Mi experiencia como “madrina” de Margarita en un evento de los 3 principios, me impulsa a escribir este artículo, como homenaje a esa sabiduría innata que vivimos ¡pero no siempre reconocemos!. Margarita resultó ser una mujer maravillosa, con toda su sabiduría a flor de piel y evidencia perfecta de que “somos los principios en acción” y de que solamente necesitamos observarnos para notarlo. Bueno, sin más preámbulos, comparto algunos conceptos y revelaciones personales, con los que espero brindarte un buen acercamiento al tema. ADVERTENCIA: Si NO entiendes algunos de los conceptos que comparto contigo, tranquilízate, es normal. Lo importante es que notes si algo de lo que lees, de alguna manera “resuena” en tí. Por qué los 3 principios   Porque cuando entiendes cómo creas tu experiencia de vida,  puedes ver en una dirección nueva  que te permite vivir naturalmente, con las tristezas y las alegrías propias de la humanidad, sin enredarte en la vida. La información general   Estas definiciones, solamente tratan de poner en palabras la naturaleza humana. Son una simple aproximación. Lo esencial, es lo que comienzas a reconocer en tí. La naturaleza de la experiencia humana es una sola, pero para explicarla se ha dividido en 3 principios: mente, pensamiento, conciencia. Los principios son universales, permanentes, inmutables. Aún si no los ves, están presentes. Mente: se trata de esa fuerza creadora que rige todo, de la que somos parte  y a la vez manifestación. Es desde donde estamos equipados con creatividad, resiliencia (capacidad de recuperarnos), es donde están las ideas nuevas y la sabiduría universal que se manifiesta en cada uno. Es donde están todas las posibilidades (aunque no las veamos, ahí están). Es desde donde sucede todo lo que no está bajo nuestro control (e incluso, lo que creemos que está bajo nuestro control). Pensamiento: se trata del principio de que somos seres pensantes (independientemente de lo que pensemos, siempre estamos pensando). Conciencia: es lo que le da el sentido de “realidad” a lo que pensamos a través de los sentimientos. Indica qué tanta importancia le estamos dando en ese instante a algún pensamiento (esto funciona en automático, por eso no lo notamos). Sydney Banks: fue la persona que tuvo el entendimiento sobre cómo creamos nuestra experiencia de vida. Aunque era una persona sin mayor formación académica, tuvo la revelación de este entendimiento, lo compartió y alcanzó gran sabiduría. Insight / Revelación: Son esas ideas que te impactan de tal manera, que cuando las tienes sabes que son verdad.   Lo que sé que sé   Creo mi experiencia de vida desde...

Read More

# 39 – Donde somos iguales

    En esta ocasión, quiero hablarte de un entendimiento que hace más naturales y fluidas las relaciones y aunque pueda parecer simple, es fundamental : Todos somos iguales. Esto es algo que hemos escuchado desde pequeños ¡y puede tener muchas interpretaciones!. Te aclaro que esto no contradice la individualidad, pero de momento no es tema del artículo Usualmente nos “identificamos” desde lo externo, desde lo que es particular para cada uno: las circunstancias, la apariencia, la personalidad, los roles y la familia entre otras cosas. Cuando queremos describirnos o presentarnos, aludimos nuestro origen, profesión, posición dentro de la familia, característica de personalidad etc. Bajo estos aspectos, somos “estáticos” y por supuesto, vistos desde estas diferencias nos sentimos separados de los demás. Cuando nos damos la oportunidad de explorar detrás de estos factores, encontramos aquello que es primario y notamos que es común a todos.  Al preguntarte si cambias de profesión, talla, familia, genio o gustos ¿dejas de ser tú?… Probablemente la respuesta a todo esto es “NO”…  entonces, si no eres tu profesión, tu talla, tu familia, tu personalidad o tus gustos, ¿Qué queda?   Respuesta: la esencia, tu humanidad.    Es tan sencillo, que ni siquiera tienes que pensarlo… solamente notarlo y saber que te puedes conectar con cualquiera ¡incluído tú!. Cuando logras ver a la persona detrás de las etiquetas, las relaciones fluyen naturalmente. A continuación, quiero compartir contigo algunos de esos aspectos siempre presentes  y cómo es que identificarlos nos acerca a nosotros mismos y a los demás:   Sentimientos:     Alegría, tristeza, ira, compasión, amor, solidaridad… La naturaleza humana implica sentir todo esto y nos incluye a todos.  Todos “fabricamos” nuestros sentimientos de la misma manera, son pasajeros y todos los sentimos igual; con diferente intensidad, pero en últimas igual.  Tener esto presente, simplemente notarlo, abre naturalmente un espacio nuevo dentro de tí:  te permite mayor compasión y comprensión a la vez que más claridad porque sabes que se trata de algo temporal.   Creatividad:     No solamente aplica en el arte y la ciencia. También está disponible para nuestras relaciones o cualquier otro aspecto de la vida. Esto quiere decir, que para todos están a disposición esos pensamientos nuevos ¡e inesperados! que necesitamos en cualquier instante.  Tú o cualquier otra persona, en cualquier momento pueden tener una nueva idea. Cuando sabes esto, reconoces inmediatamente la esperanza y por supuesto, cuando la sientes se expande.   Resiliencia: No es necesaria una tragedia para que en un momento podamos sentirnos devastados…. pero no importa cuán dolorosa haya sido una situación, estamos diseñados para recuperarnos.  Tanto, que si miras tu propia vida, ¡hoy estás en pie a pesar de tus circunstancias!. Tener esto presente, pone de nuevo a disposición la esperanza y permite mirar las situaciones...

Read More

38 – El precio del trofeo

  Una niña quiere ser muy linda y elegante para ser reina de belleza… un niño quiere ser muy estudioso para ganarse un Nobel,  y ¡no faltan los que quieren ser buenos atletas para ganar unos olímpicos!… Aunque son sueños fantásticos, me surge una inquietud cuando pienso que las personas pueden terminar armando su vida en torno a estos “logros”…  me pregunto si ganar el reinado, el nobel o los olímpicos debe ser el objetivo esencial ó simplemente se puede ver como una probable y natural consecuencia de la actividad, ¡pero no como una condición!… En la cotidianidad, también existen “premios”: ese negocio que queremos cerrar, la casa nueva, el reconocimiento de alguien o el cargo nuevo en la empresa… y también pueden implicar recorridos muy esforzados, en los que al final el tan anhelado “premio” puede hacerse pesado. Voy con un ejemplo: puedes dedicarte con alma, vida y sombrero a una investigación para ganarte el premio Nobel (puede que no llegue)… ó trabajar con alma vida y sombrero en una investigación y como resultado, eventualmente ganarte el Nobel… En ninguno de los dos escenarios garantizas el premio; lo que sí puedes asegurar es un camino naturalmente liviano y de satisfacción ó por el contrario un camino pesado  y poco placentero. Quiero compartir contigo mi renovada visión sobre esto, a través de las ideas que me están ayudando a mirar en perspectiva los trofeos y por tanto, a recorrer mejor el camino.  Aclaro que no hay nada de malo con los premios, que puede ser emocionante recibirlos ¡y que si llegan se disfrutan! Sólo por el “disfrute” Creo que la fórmula comienza en el disfrute. Cuando tu actividad es por físico gusto, el premio pasa a ser secundario y, no preguntes cómo, ¡las posibilidades de lograrlo son mayores! .  Yo sé que esto suena un poco trillado, y por eso mismo te comparto que aunque durante años lo escuché, solamente ahora en mi edad madura, lo estoy entendiendo y viviendo en toda su plenitud. Antes de esta claridad, fácilmente entraba en el juego de la competencia, y confieso que vivía momentos de confusión y de frustración. Entender que  la esencia de la actividad no es lograr el trofeo, deja espacio para la creatividad, permite mirar  a los demás de una manera diferente y por esto mismo, alivia la carga impuesta por la competencia. No dice nada de tí Cuando te sientes en “lucha” por el premio, además del enfrentamiento con el competidor, existe una carga adicional e “invisible”:  creer que el resultado dice algo de tí y  que si no lo obtienes no eres suficiente. Esto, además de no ser verdad, genera angustia y frustración. El premio no te hace mejor persona, no ganarlo tampoco te hace alguien incompleto. De paso te digo, que con mucha frecuencia, el competidor es “el...

Read More

37 – Cuando el problema no es el problema

37 –  Cuando el problema no es el problema   Llevo varios días trayendo una metáfora en diferentes conversaciones, ¡y he decidido compartirla contigo!. Como muchos otros ejemplos, no es de “mi cosecha”, pero se ha adaptado perfectamente a muchas situaciones, tanto de otros como mías. Aquí voy Esta es la historia de un barco que está haciendo agua (¡se está inundando!) y esto es un problema que si no se maneja termina en naufragio. La solución es sacar el agua del barco ¡y a eso se dedican todos los tripulantes!… algunos con más éxito que otros porque se han ingeniado algún método eficiente ó más cómodo, pero en resumidas cuentas ¡todos sacando agua!. Pasa el tiempo y tanto el problema como la solución se convierten en parte de la cotidianidad en este barco y todos los esfuerzos se orientan a facilitar la acción de sacar el agua…  ¿Y si el agua dentro del barco es un efecto pero no es el problema?, ¿Y si hay alguna solución esencial más allá que sacar agua? ¡Seguramente has inferido que el origen de todo es un agujero en el casco! y por ende, sacar el agua no es una solución de raíz. También habrás concluído, que en la vida  ¡no siempre nos es tan evidente encontrar esos “agujeros”!. Pues te cuento que esta historia me ha abierto los ojos en muchos sentidos, que a continuación te comparto:   ¿Problema o circunstancia?   Al mirar el “problema” como una circunstancia, le quitas peso y abres la posibilidad de explorar nuevas opciones para resolver la situación desde la raíz o simplemente darte cuenta que no es un problema. Imagina que miras una foto: simplemente ves una situación. Una circunstancia es algo que puede ó no estar ¡y por lo tanto no es de la esencia de quien la vive!… no es algo permanente. La gravedad con que cada persona vive una circunstancia, solamente depende de la idea que esa persona tiene sobre esa situación ¡y una idea no es real!. Las verdaderas soluciones son contundentes y no requieren esfuerzo porque vienen del entendimiento. Quiero compartir contigo algunas reflexiones sobre  “tapones” con los que cuentas para cerrar esos “agujeros”. En este punto, te invito a abrir un espacio para mirar mas allá de tu intelecto… como te he dicho, se trata de entendimiento más que de técnicas: por supuesto, tratarás de “entender” esto y está bien, lo más importante es que logres “experimentarlo”.  Entendimiento respecto al pensamiento: Lo que sientes frente a una circunstancia, viene de lo que estás pensando respecto a esa situación. Notar cuáles pensamientos acompañan la situación, te dará una buena pauta para medir qué tan recursivos son esos pensamientos. Cuando notas que los pensamientos actuales son...

Read More

36 – ¿Entre tu parecer y el de los demás?

    Te saludo con el mayor agrado!… Como de costumbre, mi intención es acercarme a tí desde mi ser, y simplemente tocarte el hombro para llamar tu atención… Gracias a un nuevo enfoque en mi formación, he “aterrizado” que el entendimiento nos impulsa más que las fórmulas y las técnicas. En ese sentido, te comparto que he vivido una premisa que me ha sido útil ¡y de la cual solamente ahora tomo conciencia!. En mi caso, ha ampliado mi mente hacia los demás y me ayuda a mantener relaciones armoniosas. A lo largo de mi vida, me he encontrado en encrucijadas entre mi parecer y el de otros… muchas veces me he enfrascado en discusiones en las que al final el único propósito era tener la razón, en otras ocasiones he cedido sin convicción, muchas otras he callado queriendo hablar y en consecuencia, en todos estos escenarios la cosa ha terminado en “incongruencia”… Por fortuna, nuestra naturaleza termina guiándonos y cuando la escuchamos llegamos a buen puerto, no solo en términos de convivencia, sino en términos de nuestro bienestar… Aquí van mis conclusiones: Mi criterio no es universal Obviamente, para cada uno de nosotros su criterio es totalmente cierto y válido… ¡pero no es universal!.  Por poner algunos ejemplos, puedes encontrar diferentes religiones y diferentes culturas dentro de la misma ciudad,  diferentes formas de pensar y de actuar en la misma familia, diversos enfoques en la educación… Esto es, ¡podemos pensar diferente!. La discusión es sana porque permite plantear diferentes puntos vista, conocer enfoques que uno no ha visto ó simplemente acercarse a cómo piensan los otros. La cosa se complica cuando tratamos de imponer nuestro criterio y cuando desestimamos los razonamientos de los demás.  El entendimiento de que “mi criterio no es universal”, nos acerca a: Logramos mayor empatía, al entender que el otro tiene su propia forma de pensar y que es tan válida como la nuestra. No creemos que hay algo personal… ¡simplemente piensa diferente! Nos exonera de tener expectativas y por tanto de tener desilusiones porque los demás piensen diferente. Tendemos a eliminar los juicios sobre la mentalidad de los demás. Podemos vivir tranquilos, sabiendo que aunque pensemos diferente (¡o los demás piensen diferente!, es igual), simplemente somos humanos interactuando con humanos. Podemos mantener nuestras opiniones sin necesidad de defenderlas… ¡podemos vivir congruentemente!.   A diferencia de la técnica que es algo que se debe aplicar, el entendimiento viene de adentro y siempre está ahí… realmente alivia mucho los pesos que a veces cargamos.   Confío que esta reflexión haya sido de tu agrado y te apoye.   Con mi abrazo fraterno,   Patty © Patty Martínez R. de www.coachingparalaedadmadura.com  2016купить тамбов генераторы азотакорневой кариескупить джинсы для мальчика 10...

Read More
content top